Mostrando entradas con la etiqueta señor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta señor. Mostrar todas las entradas

jueves, 1 de abril de 2010

Miércoles santo

Una procesión relativamente "nueva" (porque se realiza dos años ya) es la del Señor de la Justicia, cuya residencia es el Monasterio de Santa Catalina de Sena, y su encuentro con la Virgen dolorosa, que parte desde el Convento de Santo Domingo; luego de transitar por la Plaza de Armas, ambos se devuelven a los templos de origen, siendo un recorrido nocturno breve y de una decidida confluencia de feligreses, quienes junto a algunas de las ch'ayñas (cantoras del Señor de los Temblores), siguen el trayecto largo de una recién estrenada anda de la Dolorosa. El promotor: El padre Luis Enrique del Convento de Santo Domingo, reconocido ya por su predisposición al fomento del arte.

Señor de la Justicia.


Línea directa con el Señor.


Ch'ayñas.


Virgen dolorosa.

viernes, 29 de enero de 2010

Unu Taytacha

Desde 1986 el Taytacha no salía a las calles del Cusco fuera de su día principal -Lunes santo-, hoy, sin embargo, se realizó un servicio religioso a las 10:00 horas en el atrio de La Catedral con la intención de elevarle preces para aplacar las fuertes lluvias que caen sobre la región y que han dejado muertos y damnificados.

Sin embargo, luego de concluida la misa, el sacerdote anunció que "para cuidar la imagen" la bendición sería impartida sólo en el atrio, a lo que el pueblo replicó "¡Que haya procesión!". Minutos después, el Taytacha de los Temblores daba una vuelta por la Plaza de Armas para satisfacción de los fieles.

Salida del Taytacha por la puerta principal de La Catedral del Cusco.


Procesión.

domingo, 25 de octubre de 2009

Luces telúricas

Y con motivo de la serenata del Señor de los Temblores, encendieron castillos en el atrio de la Catedral.


Algún iluminado amenizaba el espectáculo, con castillos en la cabeza.


Varios trozos salían despedidos de los castillos para algarabía de los más chicos.


Y esta civilización milenaria, referida como raza humana, aún sigue deleitándose en la contemplación del fuego.

viernes, 12 de junio de 2009

El albo resplandor de Sinakara

06 de junio, 06:00 horas, despegamos a duras penas los párpados que recién tres horas antes los había cerrado...

Desde el desvío de Urcos hasta Mahuayani, dos horas exactas... Es la primera vez que haré un registro digital del camino al Santuario del Señor de Q'oyllur Ritti, ubicado en la hondonada del Sinakara, en las faldas del Qolqepunku. Para esto, me acompaña una Panasonic DMC-TZ4, ligera, vasto zoom óptico de 10X.

Cargo una Nikon F100 para mi registro habitual en película de 35mm.


Mahuayani, punto de partida.


Una de las cruces al atardecer, camino al santuario de Q'oyllur Ritti


Varios arrieros de las cercanías de Ocongate ya bajan presurosos a conseguir más usuarios para sus caballos.


Ocho kilómetros de ventisca, piedras, soledad...


Hasta el plástico se ha hecho tristemente célebre en el paisaje de camino al santuario, (y en el mismo).


Más caballos, más arrieros...


El Qolqepunku y su precioso tesoro sobre los hombros.


Colección de cruces del santuario albergadas en una esquina del templo.


Las niñas de Ocongate recolectan la cera que van llorando las velas.


Los peregrinos comienzan a llenar el templo, al fondo la nave que alberga la imagen del Señor de Q'oyllur Ritti.


Plegarias.


Camino al Qolqepunku, al fondo el vasto campamento de la hondonada del Sinakara.


Sin poder contenerlas, cobran vida, se escurren, se deslizan, se liberan y se agotan...


Un pablucha, intermediario de los apus, emerge del glaciar.


Pronto estos guardianes no tendrán nada ya qué custodiar.
(si no se hace nada HOY)


El agua se desliza lentamente cuesta abajo, entre las piedras; la persistencia que se abre paso a través de la terquedad del camino.


K'intu.


La sierra y la quietud.


Sincretismo, imposición o transgresión; lo único cierto de estas montañas es el imponente silencio que se impone ante el bullicio interno que llevamos dentro.


Los últimos custodios.


Peticiones extra-muros.


Amable comparsa de Qapaq Qolla que compartió con nosotros sendos vasos de té con "punta".


El viento, el hielo y el fuego. La vida en estos parajes cobra todo el concepto de fragilidad.


Entre un sinfín de comparsas, los Qapaq Chunchu danzan ante la gruta que colinda con Pucllana Pata.


La máscara, genio ritual.


Los Wayri Chunchu.


En Pucllana Pata, la tierra del juego, este caballero acaba de adquirir una retro-excavadora, el año que viene estaremos celebrando en alguna minera.


Todo en el juego es "legal", hasta los papeles deben estar en regla.


La Cruz de Tayankani, el éxtasis.


Más plegarias nocturnas.


Desde la última cruz del camino la gente no escatima con el fuego que llevan dentro.


En las afueras del templo los peregrinos forman las anheladas figuras de sus ensueños materiales.


Otros llevan la figura por dentro.


06:00 am, de vuelta al glaciar para el descenso de los pabluchas, últimas fotos... la batería de la cámara ha llegado al límite.


El límite suficientemente dadivoso para compartir estas imágenes con vosotros.


Límite suficiente para cuatro días de registro con más de 600 imágenes, a una altura promedio de 4500 msnm y temperaturas oscilando los -3˚C.

miércoles, 15 de octubre de 2008

A ti venimos en procesión... bailando por un milagro.



12 de octubre, la procesión pasa por la calle Marquez a horas de haberse iniciado (y posteriormente culminaría también) en el templo de San Francisco. Una chica en minifalda corre llorando entre la multitud, la multitud implora por la misericordia divina. Frente a la entrada de la ESABAC el Director General de la escuela Lucio Vita también pide por mí (ampara a los que ya no están entre nosotros-renuncié hace pocos días). Un miembro de la hermandad tropieza en los escalones que llevan a la puerta de San Francisco y dirige un cristiano carajo por la vergüenza recién recogida. Todos piden algo.


Y aquí los nuevos convertidos.