Mostrando entradas con la etiqueta toro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta toro. Mostrar todas las entradas

sábado, 7 de agosto de 2010

Yawar Fiesta en Ccoyllurqui III

27 de julio.

Por tercera vez partimos con Carlos Nishiyama rumbo a Ccoyllurqui para ser testigos de un rito que ha sido ampliamente descrito por José María Arguedas en su libro Yawar Fiesta (Fiesta de sangre en quechua) y plasmado también en el filme del mismo nombre llevado cabo por Luis Figueroa Yábar y Eulogio Nishiyama quien tiene una magnífica toma del toro pukllay hecha con una cámara filmadora de película Pathé Webo M Super 16 a 80 frs/sec.

Partimos del distrito de Santiago en Cusco a las 05:00 horas (y algo más la verdad) en lo que podríamos llamar un ómnibus sobre un chasis de camión, lo que hacía que la estabilidad del vehículo sea aparte de insegura bastante peculiar en cada curva de los Andes apurimeños.

Luego de 10 horas de viaje, llegamos a las 15:00 horas al poblado de Ccoyllurqui en la provincia de Cotabambas, departamento de Apurímac, (momentos antes habíamos pasado por el distrito de Cotabambas donde dicen que habían cogido varios cóndores). De momento sabíamos que en Ccoyllurqui tenían uno, un Kuntur Apuchin viejo de cuello blanco.

A este punto deberíamos relatar también que en el autobús nos encontramos con Gerard Rieu, o como ahora le conocen en Cusco, Gerardo Ríos, francés afincado en Cusco desde la década del 70 y amante del formato medio. Fue precisamente en el primer viaje donde lo conocí como afecto también a la hoja de coca y al café. Podríamos decir que Rieu es ya un vecino reconocido en el poblado de Ccoyllurqui.

De vuelta al itinerario llegamos a la plaza del pueblo de donde fuimos a buscar un alojamiento cercano que dicho sea de paso fue el mismo durante las tres incursiones que realizamos por la zona. Claro que la primera vez que aparcamos allá el alojamiento también era una discoteca con altavoces de 500W.

Aquella tarde realizamos un recorrido por el pueblo y el "coso", el cual ya había sido remodelado para este año luciendo nuevas paredes y burladeros de concreto, cosa que nos dio mucha pena ya que era uno de los últimos ruedos andinos tradicionales de toro pukllay. Esa misma tarde haría su ingreso el Kuntur Apuchi al pueblo llevado envuelto en un poncho por el grupo de "cazadores" quienes reciben el encargo de atrapar estas aves para la fiesta del pueblo. Luego de una ceremonia debidamente amenizada por cerveza, se hace entrega del cóndor a las autoridades del pueblo quienes junto con el apuchin hacen su ingreso a la plaza del pueblo donde desfilan con él con las alas extendidas. Imagino que una situación algo embarazosa para un ave que no tiene patas hechas para desplazarse por tierra... varios grupos de niños también acuden al evento ya que esa misma noche se realiza un paseo de antorchas. Una cosa que nos llamó la atención este año fue la ausencia de waqa-waqras o "cornos" hechos realmente de cuernos de vaca (hasta 12 astas se ha contado). Aquel sonido de bastante prestancia ritual simplemente se hizo extrañar.

Al día siguiente, 28 de julio, se lleva a cabo (como en todo el Perú) el desfile cívico por fiestas patrias; nuevamente vimos al cóndor desfilar sobre el cemento. Durante la noche se hará la t'inkasqa en las alturas del ruedo.

29 de julio. Este día se lleva a cabo la corrida organizada por el Alcalde del pueblo. Temprano por la mañana se dirige toda una comitiva acompañada por gente del pueblo a la zona llamada Cruzpata, donde una especie de altar se yergue de cara al pueblo de Ccoyllurqui, el cóndor estará posado para presidir una nueva t'inka llevada a cabo por el altomesayoq de la zona. Fuimos partícipes nuevamente de una pequeña ingesta de aguardiente sofocada prontamente por un fresco sorbo de cerveza Cusqueña.

Alrededor de las 13:00 la gente se dirige al almuerzo ofrecido por el Alcalde en una de las arterias principales del poblado, sopa y asado preceden la corrida.

Un par de horas después el pueblo ya se halla ubicado alrededor del ruedo donde se llevará a cabo el toropukllay, durante el cual debemos resaltar la presencia del único torero andino. Lamentablemente como señala Valcárcel respecto a la danza, la tradición y el rito dan paso al espectáculo, es así como un torero de luces fue la sensación del pueblo ccoyllurquino pero dejándonos mal sabor de boca a quienes habíamos ido a ver la verdadera fiesta andina de la corrida de toros sin sangre (eufemismo).

Primero soltaron (u obligaron) a varios novillos y toros pequeños a salir al ruedo donde después de varios instigamientos recién soltaron un par de cornadas, aunque uno de ellos apenas salido del encierro levantó por los aires a uno de los organizadores que se hallaba a la vuelta de la compuerta de salida y sin tiempo para entrar al burladero próximo terminó con los pantalones destrozados y el conducto urinario desgarrado según testimonios posteriores. Minutos después de haber sido llevado a la posta (en cuyo emplazamiento no había personal médico según requerimiento por altavoz) pasó a ser trasladado en ambulancia, presumimos a la ciudad del Cusco; pero esto no fue motivo para que la fiesta continúe. Momentos después se llevaba a cabo la doma de potros y finalmente salta al ruedo el Kuntur Apuchin cosido al lomo de un toro, el cual desesperado lo sacude por los aires y finalmente casi lo emplasta contra la pared, de donde a tiempo varios de los organizadores logran salvarlo con vida, aunque al parecer con una pata rota... este material lo tengo en 35mm blanco y negro y diapositivas, así que de momento no podrán verlo.

El día siguiente es el día de la corrida del Gobernador, aquél día también se llevan cóndores (cuando habían) pero este año sólo habrá toros.

El día 31 tuvimos que tomar el carro de vuelta para no tener que esperar dos días más al flujo de vehículos, motivo por el cual no pudimos ver el cacharpari, que es la ceremonia donde sueltan al cóndor de vuelta a sus dominios. Pero si los rumores eran ciertos y este tenía la pata rota no sabemos si se habrá llevado a cabo.

En la parada de Cotabambas donde todos bajan a desayunar, pudimos cruzarnos con Dimas Gamarra, antiguo experto cazador de cóndores en la zona. Cuentan que los cóndores le están cobrando la revancha...


La música que acompaña los ritos tiene cierto aire marcial de flauta, corneta y tambores.
Extrañamos el waqa-waqra.


Enclave de Ccoyllurqui.


Tiburcio fue uno de los toreros más aclamados.


El toro pukllay.


Doma de potros.


Fiesta pueblerina en el ruedo de Ccoyllurqui.


De vuelta a Cusco con el amanecer de Cotabambas.


El cordero piensa todo lo contrario.


Dimas Gamarra en Cotabambas.