martes, 28 de diciembre de 2010

Santurantikuy (o el ojo que todo lo ve)

Santurantikuy, feria de animalitos de barro, incienso, lucecitas y pirotecnia al por mayor. La Plaza de Armas se ve invadida todos los años por cientos de personas que esperan preservar la tradición de la ¨"vueltita" comenzando por la esquina preferida: la de los pastos de calle Triunfo, de los anticuchos de calle Suecia, de los juguetes de madera de calle Plateros o la esquina de los panetones, incienso y velas de calle Mantas, siempre hay una esquina por donde empezar la tradicional vuelta al circuito de la feria de navidad.

Aunque para levantar la moral como ya es costumbre de esta bitácora que no se caracteriza precisamente por el optimismo en la raza humana o sus sociedades debemos acotar que esta tradicional feria ya va perdiendo cada vez más la cara de Santurantikuy para asemejarse a cualquier feria de pueblo turistero. Con todo el derecho de decirlo luego de asistir durante 25 años consecutivos a la misma.

Aquí va la crónica:


El "rancho" en la zona de pastos y pesebres.



Helados en el atrio de la Compañía.



Solaz entre pastos y salvajina.



Y siempre allí: el ojo que todo lo ve.



El que te registra.



Aunque no estés precisamente consciente.



Que permanece omnipresente.



Aprendiendo a mirar.



A divertirse y fotografiar.


FELICES FIESTAS y un buen mirar durante todo el 2011.

No hay comentarios: